lunes, 4 de marzo de 2013

¿Cracking?



El termino “hacking” tiene varias acepciones, aunque nosotros cuando hacemos uso de él normalmente nos referimos al hacking como la acción de acceder y utilizar recursos informáticos ajenos sin autorización, también referido en algunas ocasiones como “intrusión”.

Si nos ponemos puristas, "hacking" no sería el termino correcto. Es más, existe un sector  en el mundillo de la tecnología que intentar limpiar las supuestas connotaciones negativas de este término y utiliza el término alternativo "cracking" para definir la intrusión en los sistemas informáticos ajenos o en general a cualquier actividad informática maliciosa.

 

No quiero entrar en discusiones semánticas, es más es una batalla perdida. A nivel popular el uso del término "hacker" es incluso más alegre (cualquiera con unos mínimos conocimientos es denominado como tal) y más si tenemos en cuenta que algunos medios de comunicación a veces utilizan directamente otro término; "pirata", para definir a un individuo que utiliza la informática con fines cuestionables.

Así que usar el término "hacking" tal vez no es tan negativo dentro de lo que cabe y así nos ahorramos entrar en valoraciones éticas.

Y hablando del daño que han hecho los medios de comunicación al concepto de "hacker", podríamos también comentar la imagen que se da del mundillo de la seguridad informática y del hacking.

Los medios de comunicación y el cine han dibujado una imagen muy borrosa y fantasiosa de lo que es el hacking. Se ha creado una idea distorsionada que muestra al hacking como una especie de ciencia esotérica; mezcla de magia, suerte y espirales colores; olvidando que su principal faceta es técnica.

Eliminando los matices sociales asociados al hacking, tales como: la ética hacker, la cultura hacker o la moda hacker; y centrándonos solo en el aspecto informático, el hacking es principalmente una labor técnica con reglas y metodologías definidas (aunque siempre en constante cambio y actualización).

Además se ha mostrado también al hacker como un genio o gurú excéntrico, incapaz de ser detenido o vencido.
 

Todo esto se aleja de la realidad:

- El hacking no es algo exclusivo de genios, cualquiera con un poco de capacidad y constancia puede llegar a realizar acciones de hacking.

- El hacking se puede aprender y enseñar, no es algo abstracto.

- El hacking tiene un importante componente técnico. En la mayor parte de los casos es necesario saber cómo funciona un sistema informático para poder romperlo.

- El hacking puede ser evitado. La mayor parte de las veces un hacker aprovecha un error o la ignorancia de un administrador o de un programador para realizar su ataque. Estos errores pueden ser corregidos y prevenidos.

- Los hackers no son super-genios. Son humanos, cometen errores, tienen debilidades, tienen manías, tienen costumbres, dejan huellas.

Aunque es cierto que un buen hacker normalmente debe ser inteligente y recurrir a menudo al uso de pensamiento lateral, en algunos casos el hacking es increíblemente sencillo.

Todo depende de lo difícil que lo hayan puesto los administradores o los programadores de un sistema informático. A veces, como sucede en las películas, el protagonista consigue adivinar la contraseña que utiliza el malo en cuestión de segundos y sin la necesidad de conocimiento informático alguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada